Blogia

cesarin dice

[ a través del cristal ]

Cada día veía sus ojos penetrar en los míos a través del cristal, de camino a casa.

De hecho, cada día aguardaba ese momento con cierta espectación, preguntándome si me devolvería la mirada...

Sí, cada día me la devolvía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

[ el tren de dos quarts i cinc de nou ]

[ el tren de dos quarts i cinc de nou ]


Me tomaré la libertad de escribir por primera -y creo que última- vez en catalán.
Este escrito iba destinado al concurso de www.tmbpledhistories.com pero, con tanto trabajo universitario y demás historias, se me pasó el plazo.
Ahí va, pues.

 

Vaig mirar el rellotge -"dos quarts; merda!"- vaig pensar. Sempre feia tard, formava part de la meva personalitat, i cada dia em veia obligat a fer el darrer tram de casa a l’estació corrents. Sort que, per coses de la vida, el tren de dos quarts i cinc de nou m’esperava; restava allí immòbil fins a la meva arribada.

Aquell tren era especial; tenia un què que m’hi feia sentir còmode.

Hi trobàvem el jove no tant jove, sempre malhumorat, amb cara de pocs amics i de poques paraules. Dia rere dia pujava al tren amb la seva bicicleta (una d’aquelles de rodes fines de professional), segurament la seva amistat més fidel.

També hi havia la dona del cotxet de bebè, que corria a pujar al tren per agafar un d’aquells seients reservats especialment per a gent amb el seu cas.
Un cop s’asseia i s’acomodava, somreia al nounascut i es disposava a donar-li l’esmorzar. La criatura tenia ben apresa la lliçó, i si la seva mare se’n descuidava un sol instant, plorava a cor què vols.

Després trobàvem l’executiu, un home que rondava la trentena, amb cara amable i sempre pensatiu. Potser era un dels menys monòtons; tant llegia, com escoltava música o, simplement, contemplava el puja i baixa de la gent de cada dia.
Probablement era un dels personatges a qui més apreci tenia. Baixàvem a la mateixa parada i, sovint, ens despedíem amb una mirada muda.

No ens podem oblidar de l’home despistat, que portava paraigües quan feia sol, i ulleres de sol quan plovia. Era despistat, sí, però no dubtava en cedir el seu seient quan es plantejava l’ocasió.

També trobàvem el trio de noies adolescents. Sempre parlant dels típics actors teen i preocupades pels seus fracassos amorosos; suposo que per això cada dia parlaven d’un noi diferent.

I, finalment, els dos germans. Potser es portaven quatre anys de diferència, però eren com dues gotes d’aigua. Mai deixava de sobtar-me el fet que mai s’asseien junts, cadascun tirava per la seva banda. És més, a vegades només en veia un dels dos: l’altre s’havia quedat enrere i no l’havia esperat.

Totes aquestes personalitats, probablement d’allò més típiques, formaven part de la meva monotonia matinal. Cadascuna d’elles aportava, d’alguna manera, un granet de sorra a la història de la meva vida; potser per aquest mateix motiu m’assalten records sovint i ho recordo amb tanta nostàlgia".

c.

 

[ hay fases que nunca superaremos ]

 

- ehmmm... hola... (va, va, se lo digo) me gustas...

- (¿en serio?) ehmmm... hola... tu a mi también...

- vamos a tomar algo juntos?

- (esperaba que dijeras eso)

en cuanto al amor,
siempre seremos adolescentes.

c.

[ nunca digas nunca ]

 

de este agua no beberé,
pero me serviré una copa.

 

c.

[ eterna amistad ]

 

"La muerte no es más que un viaje,
semejante al que realizan dos amigos al separarse para atravesar los mares.

Cómo aún se necesitan,
ellos siguen viviendo el uno en el otro
y se aman en una realidad omnipresente.

En dicho divino espejo se ven cara a cara,
y su conversación fluye con pureza y libertad.

Tal es el consuelo de los amigos:
aunque se digan que han muerto,
su amistad y su compañía no desaparecen,
porque éstas son inmortales."


                                                    william PENN,
                                                          More Fruits of Solitude

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

[ como niños ]

 


"Ayer noche, duranto unos segundos, me imaginé que estaba en una aula de 5º de primaria.
Me encontraba en una aula blanca con baldosas verdes en las paredes, pósters de "El Rey León",
clasificaciones de liguillas de patio de escuela, niñas caracterizadas a lo "Spice Girls",
y unos protagonistas un tanto especiales.

En clase había dos bandos: el de Mariano y el de José Luís, principalmente; 
éste último era el delegado de la clase.

Era el típico niño bueno, que siempre decía sí a todo lo que decían los profesores,
aunque también apoyaba las opiniones de algunos de sus compañeros.
"¡Da rabia!", me decía Ángel; la mala influencia de Mariano.

Por su parte, Mariano era un tanto especial.
"¡Un imbécil!, ¡Un títere!", me decía Pedro, la voz de la consciencia de Jose Luís,
cuando no estaba haciendo la pelota al profesorado.
Pues sí, de hecho, Mariano era el típico que decía lo que pensaba, pesara a quien pesara.
Era el único que llamaba marica al efeminado, sudaca al de padres peruanos y nena al chico que llevara los pelos largos.

Enmedio, encontrábamos el único vínculo de unión entre ambos protagonistas: Josep Antoni,
un tio inteligente que en algunos momentos podía llegar a sobrepasar los límites de repelencia de la chica más fifi de la clase.
Era un tanto prepotente, también.

También podíamos encontrarnos a Joanet,
que defendía un espacio libre e independiente en clase,
libre de chorradas materialistas que tanto gustan.

Aún recuerdo la junta de avaluación del 2008:
nadie llegó a los objetivos previstos.
Todo un desastre de promoción"

 

Texto adaptado al castellano (del catalán "com nens"),
y extraído de http://www.fotolog.com/vull_nutella/17747179.

 

c.

[ ¿qué es la vida? ]

La vida siempre, repito, siempre, es bonita.
A su manera, nos tortura o nos complace de distintas formas.
Pero, y digo yo, ¿Sería bonita una vida llena de monotonía y de felicidad?
¿Una vida en la que sólo fueras feliz?
¿Una vida en la que sólo fueras?

No, no soy ni un masoca, ni un psico-killer de esos, ni nada por el estilo.
Simplemente, creo que todo lo malo nos hace mejorar,
necesitamos tener y sufrir crisis para avanzar, para formarnos,
para poder disfrutar desde todas las perspectivas esa vida que nos ha sido concedida, a saber porqué.

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

                                   Calderón de la Barca

Yo, mientrastanto, no dejaré de disfrutar mi vida,
de afrontar cualquier problema que se me presente,
de aprender de ello,
y, sobretodo, de vivir.

c.

[ una mirada al pasado ]

 

en ocasiones, es necesario echar una mirada al pasado, ver lo que eras y en lo que te has convertido.
es entonces cuando te das cuenta de como ha cambiado tu vida.

últimamente echo a menudo la vista hacia atrás,
y me doy cuenta de lo que tenía entonces y de lo que tengo ahora.
la balanza se inclina al presente, sí, pero puedo confirmar que se hace más difícil perder que ganar.

ahora tengo nuevos y grandes amigos, gente que me ha demostrado lo que es la confianza.
incluso gente que me ha ayudado a conocerme a mi mismo.
y conocerse a uno mismo no es tarea fácil.

vivir mi vida me hace sentir vivo, y con ello soy feliz.
me gusta aprovechar cada momento, cada instante; me gusta disfrutar mi vida.

todo ello se almacena en mi memoria,
de tal manera que, un día, cuando eche una mirada al pasado, sonría al recordar como era entonces.

 

 

y mañana, vuelta a empezar!
es lunes... y hay que entregar urbaa!

[ redención ]

 

en varias ocasiones me dijiste que era la persona menos egoista que conocías y, en cierta manera, me admiravas por ese mismo motivo.

ahora, supongo que eso ya no importa.
todo ha cambiado.

quizás porque decidí ser más egoista, pensar más en mi mismo que en los demás.
al fin y al cabo, no me ha ido tan mal.
pero sí, he pagado un precio muy alto; demasiado.

perderte es duro, y siento que cada día te pierdo un poco más.
y esta sensación duele, aunque supongo que de todo esto se aprende.

toda mi vida he creido en las segundas oportunidades, en que la confianza es lo último que se pierde.
supongo que esto sólo tiene cabida en las películas americanas.
pues me gustaría vivir en una película americana.
y me gustaría no perderte,
y que el "césar&co" llegara a ser una realidad en unos años,
o, como mínimo, en esas bromas absurdas con las que tanto reíamos.

 

 

en fi, ja tinc blog!
tot i que el que no tinc és temps, pero se hará lo que se pueda!

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres